Home

Diario YA


 

CAMINO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA: AÑO SANTO JUBILAR COMPOSTELANO

Ignacio Buqueras y Bach
Académico numerario de las Reales Academias de Doctores de España y Europea de Doctores.
Presidente de la Asociación para la Difusión  y Promoción del Patrimonio Mundial de España, ADIPROPE.
Académico de la Academia de la Diplomacia.

El Camino de Santiago de Compostela, fue declarado por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad en su reunión de Cartagena de Indias, -10/XII/1993-. Su Director General, era el barcelonés Federico Mayor Zaragoza -1987/1999-, quien en septiembre de 1993 había recibido en Paris a una “extraña pareja”, formada por dos padres de la Constitución: Manuel Fraga Iribarne, presidente de la Xunta de Galicia, y Jordi Solé Tura, ministro de Cultura. Ambos propusieron al sorprendido Director General la declaración de Patrimonio Mundial al Camino de Santiago, lo que unos meses más tarde sería una realidad.

Este año atípico por la grave pandemia que sufrimos, el Camino de Santiago se verá potenciado por la celebración del Año Santo Jacobeo. La citada importante efemérides tiene lugar los años en que la festividad de Santiago Apóstol, 25 de julio, cae en domingo. La última celebración fue en 2010. Aproximadamente en cada siglo se celebra en 14 ocasiones. El Año Santo Jacobeo, que el Papa Francisco ha permitido prolongar al 2022 por la pandemia, concede una indulgencia plenaria a los que: visiten la Tumba del Apóstol en la catedral de Santiago, recen una oración, y reciban los sacramentos de la Penitencia y la Comunión.

La UNESCO en el 2015 completó su declaración de 1993 incorporando como Patrimonio Mundial a los Caminos del norte y de la costa, con la denominación de Caminos de Santiago de Compostela, Camino Francés y Caminos del Norte de España.

El descubrimiento del considerado sepulcro de Santiago Apóstol en el siglo IX supuso el comienzo de las peregrinaciones de creyentes, quienes acudían, respondiendo a la llamada de la fe, desde diversos puntos del mundo cristiano para obtener la gracia del primer apóstol mártir. Estas peregrinaciones constituyen el inicio del Camino de Santiago, que se consolidará en los siglos XII y XIII. Los itinerarios del Camino de Santiago corresponden con los cuatro caminos principales en la actualidad. Tres de ellos, cuya unión es llamada Camino de Santiago Francés, parten de París, Vezelay y Le Puy; coinciden en San Juan de Pie de Puerto y cruzan los Pirineos por Roncesvalles, tradicional vía de paso a la península ibérica. El cuarto es el Camino de Santiago Aragonés que pasa por Somport y Canfranc. El Camino Francés es el más transitado e importante por sus indiscutibles méritos artísticos, culturales y paisajísticos.
…/…

…/…

Roncesvalles viene siendo el punto de partida de los peregrinos, lugar donde se puede obtener la llamada Credencial, documento que acredita su condición. Este itinerario parte de la Real Colegiata de Santa María de Roncesvalles, del siglo XIII, iglesia de estilo gótico primitivo, sin apenas adornos, de austera y sencilla decoración, donde destaca la imagen gótica del siglo XIV de la Virgen con el niño en brazos y la impresionante estatua yacente del rey navarro Sancho VII, el Fuerte. Desde Puente de la Reina, lugar donde se une con el Camino de Santiago Aragonés y a la que da nombre su puente románico, atraviesa distintos municipios hasta llegar a Santiago de Compostela.

Habiendo llegado ya a Galicia, aún nos queda un duro e interesante itinerario, pasando por Cebreiro, Triacastela, Sarria, Porto Marín, Palas del Rey, Arzúa y por fin el monte del Gozo, lugar desde el que el peregrino ya puede divisar las torres de la catedral de Santiago.  Otros itinerarios son los llamados caminos del Norte Peninsular: Vasco Riojano, Liébana, Primitivo, y Costero.

Alcanzada la meta, Santiago de Compostela, el peregrino asciende desde la plaza del Obradoiro por la escalera de la fachada de la catedral para admirar el recién restaurado Pórtico de la Gloria, y, una vez dentro, contemplar la urna de plata que contiene los restos del Apóstol. La obtención de la Compostela, que acredita que el peregrino ha cubierto todas las etapas del Camino, será un recuerdo para nunca olvidar las alegrías y penalidades del viaje. Tengo las muy gratas y aleccionadoras vivencias de haber recorrido varios tramos del Camino, muy bien acompañado. El primero fue desde Cebreiro, del 5 al 9 de noviembre de 1993, a Santiago. El Camino de Santiago representa los lazos religiosos, culturales y comerciales establecidos en esta red de peregrinación, además de un rico patrimonio artístico con una cantidad ingente de edificios religiosos y civiles de importante interés histórico, sin olvidar su excepcional valor paisajístico.
 

Etiquetas:Ignacio Buqueras