Home

Diario YA


 

SAN PEDRO POVEDA: UN EDUCADOR INSPIRADO POR LA SANTINA DE COVADONGA

San Pedro Poveda, concibió un proyecto educativo-pedagógico de gran altura siendo canónigo
Covadonga, bajo la mirada atenta y maternal de la Santina, después de muchas vicisitudes e inspirado
en la más pura herencia de Santa Teresa, de la que Pedro Poveda era un gran admirador. El mismo nos
confiesa lo que supuso para él la estancia en Covadonga: “Dios sabe para qué me ha traído, tan
joven todavía a este remanso de paz”.

Efectivamente Pedro Poveda tuvo una misión fundamental
abrir la enseñanza católica a la modernidad, sacándola del estrecho mundo cerrado de los colegios de
religiosos y religiosas para hacerla competitiva con la educación pública. La batalla había que darla con
las mismas armas y con los mismos métodos con los que las fuerzas laicistas y anticlericales, ofreciendo
lo mejor de la gran herencia católica, pero no cada uno por su lado sino uniendo fuerzas y persiguiendo
los fines de excelencia y calidad con maestros bien preparados, para optar por oposición a las plazas
públicas. Para él de nada valen las lamentaciones de sus compañeros canónigos. Él sabe muy bien lo
que se debe hacer: atender a la formación de los maestros jóvenes; promover la cultura y formación
religiosa de los profesores católicos para que puedan responder a la educación de las jóvenes
generaciones. Para Poveda todos los católicos que se ocupan de la Pedagogía deberían ponerse de
acuerdo. El gran problema de la educación son las capillitas y el individualismo, por eso se formula una
pregunta nada retórica: ¿Por qué somos nosotros siempre unos francotiradores? A esta pregunta
responde con una clara intuición crear una especie de “Institución Católica de Enseñanza”. La
Institución Teresiana ya era una realidad en la mente de Pedro Poveda. Como recordaría más tarde:
“Siete años de vida intensa en aquel bendito lugar dan mucho de sí, y todo lo que dieron fue
en torno al ideal de mi vida, que surgió y cristalizó mirando a la Santina”
Covadonga será el centro de sus operaciones. En Gijón, ciudad de la que quedó prendado desde el
mismo momento que la visitó en 1911, que por aquel año celebraba el primer centenario de la muerte
de Jovellanos el gran ilustrado, allí plantó su primera semilla en forma Academia Pedagógica. Frecuenta
la Universidad de Oviedo, visita Madrid y no pierde el contacto con su pueblo natal Linares. Sus
proyectos educativos se van consolidando hasta plasmarse en la Institución Teresiana en donde tiene
que emplear todas sus capacidades pedagógicas y virtudes sacerdotales, porque como diría su amiga y
protectora Santa Teresa son tiempos recios y de fuerte contestación.
En la Institución Teresiana como Asociación Internacional de Laicos de la Iglesia perviven los valores
educativos como la gran herencia legada por Pedro Poveda como sacerdote, pedagogo, humanista e
innovador, por lo que la Unesco lo declaró como pedagogo y humanista en 1974.
En el número de 15 de agosto de 1912 ENSEÑANZA MODERNA (Revista Quincenal Ilustrada de
Educación Social) Ramón Luis Huerta, Director, escribía sobre la personalidad de Pedro Poveda: “Es en
la actualidad una de las más relevantes figuras de la Pedagogía Española. Sencillo, amable,
bondadoso, lleno de entusiasmo y amor por su ideal, abnegado, activo y perseverante, es el arquetipo
del educador consumado”
Fidel García Martínez Catedrático Lengua Literatura Doctor Filología Románica (Oviedo)