Home

Diario YA


 

El gobierno, contrario al gobierno de los jueces por los jueces

¿Independencia judicial?, ¿para qué?

Luis Losada Pescador

Caretas fuera. El ministro de Presidencia, Felix Bolaños, destapa sus tintes totalitarios: no es partidario de que los jueces gobiernen a los jueces al igual que no es partidario de que los políticos gobiernen a los políticos. Todos deben de someterse al escrutinio del pueblo.

Su posición puede parecer democrática, pero resulta un tanto ‘naif’. Porque es el pueblo quien elige a los diputados. Pero son los diputados los que eligen el gobierno. Y lo hacen con perfil político, que para eso hay elecciones cada cuatro años.

En cambio, los jueces deberían ser ajenos a ese vaivén partidista y resolver conforme a un único criterio: el derecho. Por eso nuestra Constitución previó que los propios jueces fueran quienes nombraran a sus representantes en el CGPJ de manera mayoritaria. Se trataba de evitar la injerencia partidista en el poder judicial.

Dicha previsión constitucional fue dinamitada en 1985, al poco de llegar el PSOE al poder. Los socialistas siempre han observado con recelo al poder judicial. Tanta independencia no les termina de convencer.. Pero es ahora cuando esa sospecha se verbaliza sin pudor alguno.

Quizás tenga algo que ver que la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Supremo va a juzgar el nombramiento de Dolores Delgado como Fiscal General del Estado. Pasar de ser ministra de Justicia a Fiscal General del Estado es todo menos estético. Y puede que puede que el Supremo le meta un revolcón al gobierno y aproveche para cobrarse la factura de pretender violar la independencia judicial.

Porque es difícil de olvidar aquello de “¿de quién depende la Fiscalía? Pues ya está”. Sánchez verbalizó en público su voluntad de violar la autonomía de la Fiscalía. Y ahora su mano derecha, Bolaños, verbaliza su voluntad de violar la independencia del poder judicial.

Las alarmas llevan tiempo encendidas en Bruselas ante el intento de asalto de las instituciones judiciales por parte del gobierno. Por mucho menos amenazaron a Polonia con expulsarla de Europa. La Comisión Europea es firme en tratar de preservar la fortaleza institucional. Y la independencia judicial es clave para la seguridad jurídica, la calidad democrática y la seguridad de las inversiones.

Y todo eso es lo que está en juego por la prepotencia de un gobierno totalitario que rechaza la independencia judicial por el motivo simple de que no la controla. ¡De eso se trata! El único dique del abuso de poder es que el poder se divida y se controle mutuamente. Violar el cadáver Montesquieu es todo menos democrático.

El anzuelo del pescador

    Universidad endogámica. La endogamia universitaria es un problema para la calidad universitaria de la investigación y de la docencia. Por eso se estableció un control externo, la ANECA, muy imperfecto, pero mucho mejor que nada. Pues bien, ahora el ministro Castells ha decidido eliminarlo. Para garantizar más endogamia. Un ‘crack’ académico…

    Biden con los talibán. Los talibán humillan paseando en los tanques americanos. Ahora podrán recibir ayuda americana para combatir el ISIS. ¿Biden selecciona bien a sus aliados?

    CNMV estrecha el control. Aplica la directiva MIFID2 para supervisar que los fabricantes de productos financieros definen su público objetivo y su estrategia de distribución y la revisan periódicamente evitando la ‘venta a granel’.