Home

Diario YA


 

CINE Y LGTBI

Fidel García Martínez. Se celebra en Gijón, subvencionado por el Ayuntamiento social-comunista un festival de cine relacionado con la ideología LGTBI y con todo lo relacionado con ella que afecta al matrimonio a la familia y sobre todo a la educación e indirectamente con el controvertido PIN PARENTAL

Este subgénero fílmico se basa en una ideología cerrada que inspira leyes, partidos políticos, medios de comunicación social y organismos internacionales como la ONU o UE y que llega a los ciudadanos de a  pie sin conocer a fondo cual es la ideología en la que se fundamenta este cine. Es necesario remarcar que como toda ideología, la de género, pretende explicar  toda la realidad social a partir de la categoría abstracta. Exactamente lo que lo que pretende el marxismo con la lucha de clases, como motor de la historia, o en la que se basa el nazismo con su mito de la raza aria. Para la ideología de género el motor de la historia  sería la lucha que sostienen  las mujeres (víctimas) y los hombres (explotadores-dominadores). Según este planteamiento la base de la  opresión de la mujer, como defiende le feminismo radical, se encuentra en la vocación de esposa, madre y educadora de los hijos.

Por eso se ataca al matrimonio y se aspira como está ocurriendo en España desde el gobierno de Zapatero, a sustituirlo por la unión de cualesquiera de adultos sea cual sea su orientación sexual, según ellos.  Es en la educación de las jóvenes  generaciones  niños y adolescentes donde  la ideología de género ha puesto su foco más potente, se pretende modelar la conciencia  de los más vulnerables e indefensos, según las categorías propias de género como son la orientación “afectivo-sexual” y “la  salud reproductiva y sexual.” Para los que defienden el feminismo de género no hay nada natural en la distinción entre hombre y mujer. La Ideología de Género  ha declarado una guerra especial al llamado Pin Parental, que defiende que los  últimos responsables de la educación moral y religiosa de los hijos, según el art.27 de la Constitución son los padres y no el Estado, ni las Comunidades Autónomas, porque los hijos por mucho que la Sra. Celaá se empeñe son de los padres, siempre  que éstos no sean indignos de ellos y los asesinen como venganza entre los progenitores, como por desgracia terrorífica está sucediendo en España.