Home

Diario YA


 

El gobierno no recurrirá el fondo de la Generalitat para avalar el procés

Los ‘indepes’ piden la mano y el gobierno les da el brazo

Luis Losada Pescador

El Tribunal de Cuentas audita el ‘referéndum’ independentista del 2017 y observa una malversación de caudales públicos de 5,4 millones de euros. Obviamente, exige a los máximos responsables que devuelvan ese dinero malversado. Los ‘indepes’ se asustan porque pueden producirse embargos a sus bienes personales. Están dispuestos a dar la vida por la ‘patria catalana’, pero sus bienes que no se los toque nadie…

La Generalitat -en permanente rebeldía- se inventa un fondo de 10 millones -con generosidad- para avalar las exigencias del Tribunal de Cuentas. Es decir, obliga a todos los catalanes -e indirectamente a todos los españoles- a financiar la malversación de sus dirigentes.

Y el gobierno de la Nación (española, por si no se había entendido) decide mirar para otro lado. No recurrirá el decreto que creó el nuevo fondo. Como mucho, sugerirá “ajustes” para que se adecúe a la legalidad.

Se lo traduzco: unos señores roban el dinero de todos para sus proyectos políticos ilegales, les pillan, y sus amigos vuelven a utilizar el dinero de todos para avalar el robo mientras el gobierno nacional opta por no darse por enterado. ¿A qué está genial?

Todo sea por la gobernabilidad, la paz institucional, la cohesión, etc. O sea por el sostenimiento de Sánchez en la Moncloa...

El problema es que si meter la mano en la caja no tiene castigo, el mensaje pedagógico es claro: roba todo lo que puedas mientras tengas ‘padrinos’ que te avalen. Y el problema del sistema político español es que es muy difícil que haya gobernabilidad sin el peaje nacionalista.

Como los separatistas lo saben actúan como adolescentes malcriados. Por eso se permiten afirmar que seguirán exigiendo la independencia el mismo día en que son indultados. Y ahora advierten: o la mesa de diálogo termina en referéndum vinculante o tiramos por la calle de enmedio. Curioso concepto del ‘diálogo’...

El problema no es el adolescente rebelde sino el padre que no ejerce la autoridad, no aplica la ley y boicotea a quien lo hace como el Tribunal de Cuentas o el Tribunal Supremo. Es el camino más corto a la anarquía y a la ley de la selva: gana el más fuerte. ¿A esto es a lo que llaman gobierno de progreso?

El anzuelo del pescador

    El BCE se quita la faja. Acuerda un objetivo de inflación del 2% “simétrico”, es decir, que tan malo es quedarse largo como corto. O sea, que se prepara para mantener la manguera aunque haya inflación. ¿Alemania?

    Chuletón al punto. El ‘zasca’ de Sánchez a su ministro de Consumo, Alberto Garzón, no se olvidará. Mientras uno predicaba las maldades de comer carne, Sánchez respondía que un chuletón al punto es imbatible. Crisis de gobierno a la vista

    La Ley Trans es “inflexión militante”. El Consejo de Estado presidido por la muy feminista María Teresa Fernández de la Vega, ha emitido un duro informe contra la Ley Trans de Montero: no es “pionera” pero si tiene “inflexión militante”. La guerra continua.

Etiquetas:nacionalismo