Home

Diario YA


 

porque No se sale "por las buenas"

Rajoy pide "contundencia " contra la crisis

Redacción Madrid. 5 de marzo.

    El presidente del PP, Mariano Rajoy, advirtió hoy al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, que "cuanto más se retrase la terapia" para hacer frente a la crisis económica "más dolorosa y costosa será la recuperación". Según dijo, de la crisis no se sale "por las buenas", sino que es necesario actuar "con contundencia" y tomando decisiones, aunque sean difíciles.

   Rajoy hizo estas declaraciones en la Asamblea General de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA, donde aseguró que no puede entender que el presidente del Gobierno no se haya "dignado" a reunirse con este colectivo.

   "Pido a Zapatero que abra las puertas de la Moncloa a los trabajadores autónomos de toda España", enfatizó, para añadir que no se trata de hacerse "una foto más, sino de escuchar la voz de millones de emprendedores", ya que, a su juicio, hay que "pegar la oreja a la calle y escuchar el latido del cuerpo social que representan los autónomos".

   Rajoy consideró "injusto e ineficaz" que los trabajadores por cuenta propia asuman el coste de la crisis económica, y recordó a Zapatero que ahora "toca estar a la altura" y confiar en la recuperación porque lo que hace falta hoy para superar la crisis económica ya se hizo en el pasado. "Cada vez que la historia nos ha empujado al suelo, nos hemos sabido levantar", subrayó.

   Aseguró que los españoles han aprendido mucho de crisis anteriores, y apostó por guardar estas lecciones en el "disco duro" porque han supuesto enseñanzas fundamentales que "no hay que olvidar", porque pueden ayudar a superar las actuales dificultades económicas que atraviesa el país.

   En este sentido, apuntó a la estabilidad macroeconómica como un "prerrequisito" para la recuperación, basada en una política de reducción del déficit y de contención del gasto público, sobre todo, en la Administración para "dar ejemplo" a los ciudadanos, al tiempo que apostó por desarrollar reformas estructurales, tal y como se hizo en el pasado para liberalizar los mercados y aumentar la apertura al escenario internacional.

   Rajoy situó el eje de estas reformas en los sectores de la energía, los transportes, la justicia, el mercado laboral y la educación, y aseguró que son buenos instrumentos para generar confianza en la sociedad a pesar de que no demuestren sus efectos "en media hora".

  PIDE CAMBIOS INSTITUCIONALES EN EL MERCADO DE TRABAJO

   Asimismo, se refirió a la importancia de ser "especialmente diligente" en la imagen exterior del país para conseguir un "buen nombre" en los mercados financieros internacionales, así como a la necesidad de acometer cambios institucionales en el mercado de trabajo español para que no vuelva a darse la destrucción masiva de empleo que suele producirse en cada crisis económica.

   Por otro lado, abogó por acometer reformas fiscales para mejorar la competitividad de la economía española y para generar confianza en la sociedad, ya que, a su parecer, "el dinero está mejor en el bolsillo de los españoles que en manos del Gobierno". Además, resaltó la necesidad de hacer un esfuerzo para garantizar la liquidez y asegurar que el crédito llega a familias y empresas, ya que se han aprobado muchas líneas de liquidez que "no están funcionando".

   "Es usted el que debe preocuparse de que funcionen", espetó a Zapatero, tras recordar que las medidas se han aprobado con ese fin y no para convertirse en "papel mojado". "Ver a una persona amenazando con quemarse a lo gonzo es algo revelador", recordó, tras resaltar también la necesidad de desarrollar medidas específicas para las pequeñas y medianas empresas y para los trabajadores autónomos, reconociendo así el "papel fundamental" que desempeñan en la economía española.

   CRÍTICAS A ZAPATERO Y A SOLBES

   Llegado este punto, Rajoy criticó la política económica del Gobierno de Zapatero, y acusó al jefe del Ejecutivo de "ignorar" las posibles recetas que permitirían superar el ajuste, argumentado que lo que hay que hacer es "esperar a que escampe" porque es un problema "imprevisible" derivado de la crisis financiera internacional.

   En concreto, denunció que el Gobierno únicamente haya planteado un crecimiento del gasto público "sin precedentes" y un incremento de la deuda pública "que nunca se ha visto" como medidas para afrontar las dificultades. "Alguien le ha dicho (a Zapatero) que se puede salir por el camino fácil y alguien ha preferido creerlo", enfatizó.

   Asimismo, arremetió contra el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, por decir que siente envidia de un ex ministro, y aseguró que planteamientos como éste afectan "mucho" a la confianza y a la credibilidad de los agentes económicos.

   Según Rajoy, la economía es "fundamentalmente" un problema de confianza, y para recuperarla lo primero es "decir la verdad a la gente" y mostrar un imagen de seriedad y un "compromiso estable", algo que, a su parecer, "no se ve" en la actual política del Gobierno.

   El líder recordó que el PP ha ofrecido en más de una ocasión su apoyo al Ejecutivo, aunque siempre para respaldar una política que genere confianza y que sea útil en las actuales circunstancias. "Si no es así, se convierte en cómplice de algo que en opinión de uno es disparatado", subrayó Rajoy , tras asegurar, sin embargo, que el PP "estará siempre dispuesto" para apoyar a los emprendedores. "No tenemos una varita mágica ni somos más listos que nadie, pero creemos que las cosas se pueden hacer infinitamente mejor", aseveró.

 

Etiquetas:crisisparoRajoyZP