Home

Diario YA


 

en plena opa por gas natural

El Juzgado de lo Mercantil Número 2 y el 13 investigan a Vivanta, en cuyo capital está BNP Paribas

Siguen los líos judiciales de VIVANTA como informábamos la pasada semana. Europa Press informa que en el Juzgado de lo Mercantil Número 2, se ha admitido a trámite la acción por responsabilidad social impulsada por un socio minoritario de Vivanta contra Portobello por el presunto perjuicio económico provocado al comprar el Grupo Vera Dental por un supuesto sobreprecio de 6,2 millones de euros. Por su parte, el Juzgado de lo Mercantil Número 13 ha admitido a trámite una demanda en la que se pide la nulidad de los contratos de préstamo suscritos por Vivanta con BNP Paribas y Ares en 2017 y ampliados en 2019 y 2020.

Los juzgados siguen con la investigación al fondo de inversión Portobello por las presuntas irregularidades en las clínicas dentales Vivanta. Portobello, cuyos socios son Iñigo Sánchez-Asiaín Mardones, Juan Luis Ramírez Beláustegui, Ramón Cerdeiras Checa y Carlos Dolz de Espejo, y que tiene a BNP Paribas (2,5%), BBVA Capital Privado 2016FCR (1,17%), Bankia Pensiones (0,50%), Caixa Pensiones (1,25%), Fondo de Pensiones Gas Natural (0,08%) y European Investment Fund (13,33%) entre sus inversores, se enfrenta igualmente a varias causas mercantiles.

Según ElDiario.es "Las clínicas dentales Vivanta son una creación de Portobello, un fondo de capital riesgo español perteneciente a cinco socios: Íñigo Sánchez-Asiaín, Juan Luis Ramírez, Ramón Cerdeiras, Luis Peñarrocha y Carlos Dolz. Entre 2017 y 2018, el fondo compró más de veinte empresas del sector —entre ellas, varias grandes: Unidental, Láser 2000, Doctor Senís, Plénido, Avantdent y Anaga— para crear un gigante que compitiera en el "atomizado" mercado dental. Apenas un año después, Portobello puso en venta su creación. Buscaba que alguien pagara 300 millones de euros por las clínicas, lo que hubiera supuesto un jugoso retorno al multiplicar por dos la inversión. Aquello no sucedió. Portobello no solo no colocó Vivanta, sino que en las cuentas de 2019 reveló que la deuda ascendía a 260 millones de euros. Los principales prestamistas eran el banco francés BNP Paribas y el fondo ARES, que el pasado 4 de diciembre convirtieron parte de esa deuda en capital y entraron como accionistas de la compañía. Desde Portobello no dan los porcentajes exactos que tendrá cada uno, aunque confirman que ellos continúan en el accionariado con una posición minoritaria. Según otras fuentes conocedoras del proceso, BNP es ahora socio mayoritario y ostentará un 8% del grupo dental. La teoría es que BNP entra para fortalecer el grupo y evitar que se vaya a pique".

 

Etiquetas:Vivanta