Home

Diario YA


 

Los beneficios de solicitar un préstamo para comprar un coche

Todo los que tienen un coche llegan a un momento en el que desean o necesitan cambiarlo y, conseguir una financiación para hacer el cambio, se puede hacer bastante tediosa. Lo más tradicional es ir a un concesionario y solicitar un financiamiento por el coche a la financiadora de la marca, pero no es lo más recomendable, porque las condiciones de pago de estas financieras no son las mejores del mercado. Esto es igual tanto para la compra de vehículos nuevos, como para los usados.
Para conseguir mejores opciones de financiamiento existen especialistas en internet como PortalCreditos que muestran a los usuarios distintas opciones de financiamiento para la adquisición de coches por entidades financieras de capital privado. Los financiamientos pueden ser para vehículos nuevos y usados.

¿Por qué debo solicitar un préstamo para comprar un coche?
Entre los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta cuando se solicita un crédito para adquirir un vehículo, está el precio total que nos costará el coche. Como los intereses de las financiadoras de capital privado son más bajos que los intereses de las financieras de los concesionarios, va a salir más económico solicitar un préstamo con la primera opción, así se pagará menos por el vehículo.

¿Qué debo saber antes de solicitar un préstamo para coches?
Para encontrar la mejor opción entre los distintos préstamos para comprar el coche deseado debemos tener en cuenta varios aspectos.
En internet hay una gran variedad de financiadoras con capital privado con excelentes condiciones de pago, que pueden ser una buena alternativa de financiamiento para personas particulares y también para empresas. Estas opciones de financiamiento con cómodas cuotas de pago, se debe a la gran oferta de financiadoras que hay en el mercado online, por lo que se recomienda a los que están interesados en solicitar un préstamo para comprar un coche, que utilicen comparadores de préstamos online que los ayudaran a escoger entre las mejores opciones de financiamiento para coches que hay.
Lo primero que deben comprender los interesados cuando están evaluando los distintos préstamos, es que no tienen que escoger con el primero que se encuentren en el camino. Las entidades financieras tienen distintas condiciones como las comisiones, el TAE o el TIN, por lo que seguramente habrá una mejor oferta que la primera que se encuentre, solo hay que dedicar algo de tiempo.
Todos los solicitantes de cualquier tipo de crédito o préstamo, tienen que leer e informarse correctamente sobre las condiciones de pago. Después de evaluar las ofertas de préstamos y tener algunas opciones posibles, se deben revisar detalladamente las condiciones de cada una de estas financieras, y en caso de no tener un punto claro están en todo el derecho de preguntar para aclarar la duda.

¿Cómo saber cuál es el mejor préstamo?
Sin duda un préstamo de una financiera privada es una excelente oportunidad para adquirir un coche nuevo. Pero hay unos puntos que se deben considerar unos factores para aprovechar al máximo los beneficios de estos créditos.

Intereses inferior al del concesionario
Para ahorrar realmente en la compra del coche, los compradores deben estar completamente seguros que los intereses de la entidad financieras son más bajos que los que ofrece el concesionario.

Vinculaciones del préstamo
Debemos considerar que tipo de vinculaciones están en el préstamo. Estas vinculaciones pueden generar gastos adicionales que no estaban presupuestados, como trámites administrativos adicionales.

Las comisiones
Como mencionamos anteriormente las financiadoras tienen distintas condiciones, por lo que al momento de escoger cual es el préstamo que mejor nos favorece, tenemos que considerar las comisiones asociadas al préstamo, como amortizaciones anticipada, por apertura, por cambio de plazo, entre otras.

Financiamento mediante alquileres
Si no quieren comprar un coche, pero si quieren adquirir uno, hay otras opciones de financiamiento por medio de alquileres que se les conocen como renting y leasing.
En el renting las personas pagaran una cuota mensual por el alquiler del coche, pero este nunca estará a su nombre y los gastos del mismo son responsabilidad de la compañía que renta. Estos contratos no suelen ser mayor a dos años y al finalizarlo la persona debe entregar el vehículo.
El leasing difiere en algunos aspectos. El más relevante, es que el auto si está a nombre de la persona que lo utiliza, por lo que los gastos como pagar impuestos, reparaciones y otros gastos correspondientes al mismo, son responsabilidad de la persona. Si es autónomo o el financiamiento se hace a través de una empresa, el leasing permite algunas desgravaciones.